lunes, 27 de julio de 2009

Cuentos y Testimonios.

Los 7 signos que nos unen.

Erase una vez un grupo de cinco jóvenes amigas estudiantes de pedagogía.
Amigas inseparables, ellas se cuidaban unas a otras y también se divertían. Carolina una de ellas, un día les ofreció un regalo, dijo que era la forma más bonita de demostrarles su amor, además esto las uniría mucho mas como amigas y les ayudaría a ser mejores personas ayudando a los demás.
-Chicas tenemos que respetar a las personas e integrarlas a nuestro grupo de amistad, y así contribuir a la sociedad. Les propongo que por medio de seis acciones construyamos un mundo mucho mejor- dijo carolina muy entusiasta
Las cuatro jóvenes se preguntaron de qué manera podrían lograr este hecho. Carolina entonces dijo- antes de saber cuáles son las siete acciones tenemos que plantearnos una misión-dijo- Debemos construir una escuela para los niños en riesgo social. Necesitamos de la ayuda y el entusiasmo de muchas personas y esto lo lograremos con los siguientes ritos.
-Ritos de iniciación:
-Para realizar esta gran misión las personas que se quieren hacer participes de esta acción deben conocer de manera especial los problemas que aquejan a los niños con riesgo social, pero más que nada debemos sentirlos.
-El segundo paso es confirmar nuestro entusiasmo en construir la escuela.
-Tercer rito:
-Vamos a hacer una obra social en donde compartiremos sándwiches y juegos con los niños que irán a la futura escuela.
-Ritos de curación:
-Para purificar nuestro corazón debemos mantenernos sanos y activos organizaremos una corrida familiar para unirnos como grupo y para compensar los posibles errores que seguramente cometeremos en nuestro camino hacia la gran misión.
-Ritos de servicio.
-Cada uno de nosotras tiene vocaciones distintas. Para hacer que esta misión se siga realizando, las personas que sientan vocación de mando, serán nombrados los “constructores de la misión” y guiaran a los demás como yo lo he hecho.
Por último los que tienen vocación de servicio pero más ligado a la enseñanza se encargaran de entregar la tan grata educación a los niños de la escuela.-
Con estos ritos Carolina y sus amigos formaron una gran comunidad que con amor y entusiasmo pudo construir la escuela. Lo mejor fue que estos ritos se siguieron haciendo por un largo tiempo, entregándoles educación a muchos niños.
FIN.

2 comentarios:

  1. grasis por alludarnos a entender mas nuestra fe

    ResponderEliminar
  2. es una historia muy buena y entendible
    ayuda mucho a este tema
    felicitaciones

    ResponderEliminar